Nuestra vida de Pareja con Nuestras Princesas

>> miércoles, 6 de abril de 2011

 Antes de ser padres nuestra vida era muy movida, siempre nos ha gustado salir y compartir con gente, somos súper sociables así que tenemos muchos amigos por lo que nunca nos faltan panoramas, juntas en casas, asados, cumpleaños etc. Pero cuando nacieron nuestras hijas el cambio fue tan radical que así como nos llenamos de felicidad como pareja trajo una crisis enorme… 

Los primeros meses fueron muy demandantes y sí, reconozco que me centré sólo en mis hijas, simplemente dejé de salir, dejé de rodearme de otras personas y creo que alejé hasta a mi amado marido quien me preguntaba dónde estaba la mujer entretenida de la que se enamoró. 
Luego de 6 meses de preocuparme únicamente de mis niñas estaba estresada y deprimida, no porque no las amara o no quisiera estar con ellas, sino porque necesitaba un poco de espacio para mi sola. Fue una de las razones por la que decidimos que volvería a trabajar ya que ni siquiera me arreglaba, andaba mal genio, y el tiempo tampoco me alcanzaba para todo lo que tenía que hacer con las niñas. 
Cuando volví al trabajo, mi rutina se centró del trabajo al jardín y a la casa y de la casa al jardín y al trabajo. Sí, claramente fue un respiro, pero en las noches las niñas dormían pésimo (una noche conté que me levanté 16 veces a verlas), así que yo seguía igual de cansada y de mal humor, obviamente seguía sin ganas de salir aunque mi marido me insistía que lo hiciéramos, yo prefería quedarme en la casa. 
Además vino un mal periodo de salud con las niñas, conocimos las hospitalizaciones y las horribles convulsiones que hicieron que me volviera aún más hermética con mis princesas, y claro se juntó y se juntó hasta que colapsé o más bien dicho colapsamos todos en realidad. 

Hoy a sus casi 3 años el panorama ha cambiado muchísimo, tenemos un mejor dormir por lo que estamos más descansados, hay un mejor ánimo y una mejor actitud frente a todo, hemos aprendido a afrontar las situaciones difíciles sobre todo de salud que era lo me colapsaba con mayor tranquilidad, y con mi marido nos hemos vuelto a juntar en nuestro camino no solo de padres sino también de pareja, tema no menor verdad?. 
Todo esto ha dado como resultado una rica vida familiar, donde las pocas horas que estamos juntos jugamos, conversamos, cenamos los cuatro, la hora de dormir es tranquila etc. Y como pareja ha vuelto a parecer esa comunicación rica y cómplice donde uno se habla y no se ladra, han vuelto las salidas como matrimonio (no de familia) donde somos los dos y no los cuatro, aunque es inevitable dedicar gran parte de la citas a hablar de nuestras princesas. 
Han vuelto nuestros sueños que habíamos dejado de lado olvidados en un baúl en algún lugar del corazón. Hoy nuestros proyectos han vuelto a cobrar vida y están más latentes que nunca, estirándose hasta que seamos viejitos, esperando el momento para volverse realidad.

7 comentarios:

Mamá Blue! 6 de abril de 2011, 15:59  

yo creo q muchas parejas pasan por esta crisis de cambios y cuando son dos, calculo q es mas factible que suceda.

Me alegro q hoy por hoy, sea algo para contar y listo, y q la armonia de la pareja haya vuelto, diferente pero ha vuelto

besos

Vicky 6 de abril de 2011, 16:14  

Hola Sofía, cambia el tema de pareja con hijos, un largo proceso donde hay que mantenerse firmes y unidos contra todos los cambios...
Espero que sigamos así jajajajaja

madredemellizos 6 de abril de 2011, 18:22  

Me ocurre lo mismo que cuentas. Con dos bebés resulta dificil hacer vida social, supone un esfuerzo extra, no es fácil atender dos bebés y tener ganas de acicalarte o plantarte unos tacones. Creo que es cuestión de preferencias y supervivencia.
Como dices tú, a medida que los niños se hagan mas mayores, me concederé más tiempo a mi y a mi vida en pareja, pero de momento todas mis actividades giran alrededor de un equipo de cuatro.
También estoy de acuerdo contigo en que ir a trabajar en caso de parto múltiple, es una manera de obligarte a desconectar.

100% Mamá 6 de abril de 2011, 23:55  

pucha, la vida con hijos cambia en 180º, nada que decir, pero siempre hay que hacerse el tiempo, nosotros igual salimos juntos y por separado con nuestros respectivos amigos....

Al pricipio cuesta, recuerdo que la primera vez que salimos fue cuando mi hija tenia 2 meses, y estuve toda la noche preocupada, jajaja

Ahora soy mas relajada....

Vicky 7 de abril de 2011, 16:25  

Hola Marta: si es dificíl pero aveces hay que darse un espacio, tema que me costó entender la rutina pasa la cuenta...

Pame, si a mi me pasa que las pocas veces que he salido sola, que ha sido para ir a ver un grupo con mi hermana estoy llamando y pendiente del teléfono, la ultima vez estuve un poco más relajada. Cuesta hacerse el tiempo pero salir de la rutina hace bien.

Virgini@ 7 de abril de 2011, 17:21  

K bonito, me encantó, pienso y creo lo mismo :D

Vicky 7 de abril de 2011, 17:30  

Hola Virginia! Gracias!!!! la Unión hace la Fuerza o será el amor?
Un besazo!!! que bueno saber de ti!

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP