El embarazo con humor

>> lunes, 11 de abril de 2011


Antes de saber que esperaba dos princesas me sentía PESIMO! Andaba mareada todo el día, y tenía muchisimas nauseas, algunas personas me dijeron exagerada y que todo lo que sentía era sugestión, pero cuando mi querido doc. Nos dio la noticia que nuestro embarazo era doble, de pasadita y sin decirle nada, pidió que no me dijeran exagerada que en verdad me sentía bastante mal y lo que más necesitaba era comprensión… aleluya! Por fin alguien se había puesto en mi lugar. Como por arte de magia al oír eso llegaron los vómitos puaj! Desde que me levantaba hasta que me acostaba estaban conmigo, no era menor tener que ir todas las mañanas al trabajo en el rico Transantiago y bajarme en una estación de metro pasada a cigarro para tomar el metro repleto de gente con los más diversos olores, llegaba a mi oficina en un estado deplorable. Pero la tortura era peor a la vuelta, me volvía a mi casa en micro, el colectivo era inaceptable para mi estómago, así que optaba por el camino más largo, antes de llegar a mi casa, me pasaba todos los días al supermercado a comprar una rica marraqueta fresquita la que comía con mucha margarina y queso, acompañada de un gran vaso de leche con chocolate, riiiico, ese fue mi primer antojo que duró los 3 meses iniciales. 

Después de la etapa de los malestares, vino la hinchazón, mis pies se volvieron literalmente unas patas de elefante y mi caminar se volvió similar al de un pato, era imposible caminar de otra manera y tenía 4 meses apenas! Recuerdo que un día comprando los regalos de navidad en una tienda, un vendedor insistía que fuera a urgencias, sin entender, le expliqué que estaba embarazada, no enferma y me dice si lo sé, pero creo que se fracturó los pies y no se ha dado cuenta jajajajaja. Afortunadamente era verano y podía andar con chalas, que ni pensar en sacármelas, ya que cuando lo hice, los pies se hincharon más aún y no pude volver a ponérmelas, casi me tuve que ir a la casa sin zapatos.
Como siempre he sido relativamente delgada, el cambio fue muy notorio, subí 20 kilos, que por supuesto todos decían que no se me notaban, incluso me lo creí, pero cuando intenté ponerme un pantalón que me llegó hasta la rodilla me dio un ataque, me sentí la mujer más enorme del planeta. Estaba tan pero tan gorda, que mi marido ayudaba para que pudiera cambiar de posición en la cama y hasta me pintaba las uñas de los pies… fueron 3 meses en reposo donde apenas me sentaba y prácticamente no podía caminar.

En ese tiempo no teníamos auto, así que durante la espera compramos uno y mi marido hizo el curso de manejar. La primera vez que me subí fue cuando nos dieron el notición que nacerían las niñas, al volver a la casa mi marido volaba por las calles, casi si hubiese sido piloto de fórmula uno y como si hubiera manejado toda la vida jajajaja. Que iba a saber yo que las contracciones estaban seguidas si todos me decían exagerada y tampoco quería que nacieran tan pronto así que aguantaba digna y silenciosamente, casi nos caímos de la silla cuando el doc. luego de examinarme, muy sorprendido nos explicó que si hubieran estado de cabeza se hubiesen salido en la casa… bueno por ese pequeño detalle tuve que hospitalizarme casi de urgencias, siii, mis niñas ya querían conocer el mundo. 

A pesar que fue un embarazo durísimo, fue maravilloso y guardo los mejores recuerdos de la dulce espera de mis princesitas, que hoy quise contar con un poquito de humor….

8 comentarios:

Sandra 11 de abril de 2011, 10:51  

Hace unos días yo también publiqué una entrada sobre lo maravilloso que es estar embarazada. Y de aquí a unos días publicaré otro con las cosas "negativas" como las náuseas y como las combatí. Efectivamente, como dices, a pesar de ser durísimo (y supongo que con dos debe ser muy pesado) es el estado más maravilloso de la mujer. ME ha encantado tu post!

Alfredo 11 de abril de 2011, 11:03  

Recuerdo tus pies de empanadas y que no tenias tobillos.... jajaja

Vicky 11 de abril de 2011, 12:08  

Hola Sandra, estoy 100% de acuerdo contigo es el estado más maravilloso de la mujer, con unos pequeños malestares jajaja Me encantará leer ese post :) Besitos a tus foquitas.

Alfredo: jajaja te acuerdas?? eran horribles!!! jajajaajaja

madredemellizos 11 de abril de 2011, 12:44  

Yo tambien tuve un embarazo muy pesado, cogí muy poco peso, pero sentí naúseas durante meses, me detectaron diabetes gestacional, flojera de vejiga y lo peor, el no poder dormir por la noche! Se me puso una barriga enorme y dos veces caí al suelo al subir escaleras. Y te doy toda la razón al decir, que es una etapa maravillosa, y que estaba encantada de mi barrigota de dos bebés!!

Vicky 11 de abril de 2011, 15:08  

Hola Marta, que pesado!!!! si eso de no poder dormir es terrible!!!!! jajajaj
Cierto que es maravillosa? si tuviera la oportunidad de revivirlo lo volvería a vivir exáctamente como fue sin cambiar nada!

Mamá Blue! 11 de abril de 2011, 15:42  

estar embarazada de mellizos debe ser doblemente agotador, sobre todo los primeros meses y los ultimos. Toda una campeona! y tu piloto de formula 1 tambien jajaja

besos

Vicky 11 de abril de 2011, 17:09  

Hola Sofía, bueno yo no tengo la experiencia de un solo niño :) pero no me cabe duda que es igual de maravillosa.
Mi piloto de formula 1 jajaja creo que aprendió a manejar bien ese día de los puros nervios jajajaja, después me tocó a mi uff ni te cuento jaja

Besos

100% Mamá 11 de abril de 2011, 23:02  

jajajaja

igual no subiste tanto de peso, yo con mi hija subi mas de 30, imaginate, creo que aun no bajo esos kilos, jajaja

me recordo el parto de mi hijo, casi lo tuve en casa!!!

un beso

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP