Ojo con lo que les enseñamos a nuestros hijos: Relato de la celebración del día de la madre

>> miércoles, 16 de mayo de 2012


Mi celebración del día de la madre fue más o menos así… 

Nos reunimos las mamás como todos los años en la sala de los niños y la tía nos presentó la sorpresa que llevaban varios días preparando. Primero salieron los niños y nos regalaron un baile con palitos. Luego salieron las niñas, se veían bellas! Maquilladas con los labios pintados, un coqueto lunar dibujado cerca de la boca, peinadas con un tomate y con su cinta en la mano… todas unas gimnastas. 

Noelia estaba radiante, regaló su sonrisa a todas las mamás que estábamos en la sala,  Leticia en cambio estaba seria, como que le dio pánico escénico y apenas nos vio sentadas comenzó a llorar, me pareció extraño, pero una de las tías la llevo al baño y cuando volvió estaba calmada pero con esa típica cara que pone cuando algo no le parece. Mientras la tía ordenaba a las niñas para comenzar el baile  vino el peor momento, Leticia  levanto su dedo del medio y empezó a apuntar a cada una de las mamás que estábamos en la sala. Quedé plop! Tuve que volver a mirarla para confirmar que era verdad lo que estaba haciendo, preguntándome quien le había enseñado eso! y porqué lo estaba haciendo! Las mamás a mi lado comentaban bajito lo que estaba pasando y algunas se reían con esa risa media nerviosa. Yo estaba impactada, como podía ser posible que mi princesita estuviera haciendo ese gesto que nosotros jamás le hemos enseñado!, y con cara de saber que está haciendo algo que no debe hacer.

Leticia no siguió el baile, bailó a su pinta, y cuando terminó la coreografía corrió a mis brazos y se quedó conmigo mientras todos los niños bailaban otras canciones. La dejé y no dije nada hasta que llegamos a la casa, apenas entramos le pregunté quien le había enseñado eso y si sabia que lo que significaba. No me quería decir, decía que era un secreto pero yo comencé a adivinar hasta que me dijo que lo hizo porque tenía vergüenza, no me ha querido decir a quien vio hacerlo, pero estoy segura que sabe que es algo feo porque cada vez que tocamos el tema me pregunta si estoy enojada. La teoría de Noelia es que le dolía y lo levanto porque quería que lo viéramos.

Es sabido que los niños son una esponja, que aprenden todo lo que uno les enseña, pero entonces inculquemos cosas positivas, como valores, fomentemos la lectura, la música, la pintura, el teatro o no se… hay tantas cosas para motivar a los niños, pero por favor no los contaminemos con tonteras porque aun cuando a los adultos les parezca divertido los niños quedan mal…

Dónde aprendió Leticia a levantar el dedo es un enigma, pero ayer todo el jardín comentaba del “regalo” que nos hizo mi Princesita en el día de la madre, que literalmente me dejó con la boca abierta…


4 comentarios:

Pelusina 19 de mayo de 2012, 1:40  

Tengo un hijo que apenas tiene 6 meses, pero no te imaginas cuanto te entiendo. Opino igual, he visto con horror a tíos o primos enseñarle a los niños ese tipo de "gracias", que generalmente se trata de palabrotas o gestos obscenos. Los niños en su inocencia no entienden y tal como dices son verdaderas esponjas, con lo cual debiéramos aprovechar ese enorme potencial.

Núria Brugués 23 de mayo de 2012, 12:46  

Hola! no conocía tu blog! me quedo aquí, que yo también tengo dos princesas :)

Si te apetece, te invito a conocer nuestro blog, LA INVASIÓN TWIN

http://lainvasiontwin.blogspot.com.es

Encantada, Núria

Angela 28 de mayo de 2012, 13:46  

Hola!!! tampoco conocía tu blog, pero me gusto mucho y agradezco que compartas esta experiencia, estoy muy de acuerdo contigo y los comentarios anteriores, los niños son esponjas y aprenden todo, esto lo debemos considerar enseñándoles cosas positivas, no insultos o malas palabras.
Muchos cariños, nos leemos.

PAOLA 29 de mayo de 2012, 15:44  

Sabes que yo no lo encuentro tan terrible...independiente que nunca van a faltar las viejas que van a hociconear que tu preciosa es una grosera, que las cosas que le enseñan en la casa y bla bla bla varios...lo que rescato es que tu hija reaccionó frente a algo que ella no quería hacer, a lo cual la estaban obligando...quizás no fue la forma mas adecuada, pero ella no acató bajando el moño asi no mas...de verdad a mi me hubiera gustado haber reaccionado asi, muchas veces en mi vida, cuando chica y cuando grande...pero estuve como 30 años haciendo siempre lo que el resto quería, y eso no siempre es lo mejor... muchos saludos

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP