Eligiendo Colegio III: Laico o Católico????????

>> miércoles, 25 de enero de 2012

Crecí en una casa en que siempre se nos inculcó la religión, mi mamá es católica, de esas que anda siempre con un rosario en la cartera y lo reza más de una vez al día en silencio, se emociona hasta las lágrimas cuando escucha la misa y la existencia de Dios es algo que ni siquiera se cuestiona. Supongo que gracias a ella tengo todos los sacramentos, estudié 8 años en un colegio de monjas, fui mucho a misa y hasta participé en grupos “cristianos”. Me gustaba y tenía una Fe enorme digo tenía porque algo pasó en el camino, exactamente no sé qué fue, pero desde que nacieron mis hijas me alejé completamente de Dios, de la iglesia y de todo lo que tiene que ver con la religión.

 Mis princesitas van a un jardín católico, conocen al niño Jesús, rezan, celebran el mes de maría, semana santa etc… pero nosotros como papás nunca lo hemos incentivado en nuestro hogar, no soy de las que me acueste con ellas a rezar para dar las gracias por el día que tuvimos y a pedir que el de mañana sea mejor, yo prefiero que caigan rendidas leyendo e imaginando cada noche un nuevo mundo de fantasías. La verdad es que he tratado de hacerlo pero sinceramente no me nace, no puedo motivar algo con lo que no me identifico y no puedo incentivar una religión de la que no me siento participe. Yo quiero que mis hijas crezcan libres, inculcando valores como el amor a las personas, a la vida, el respeto, la lealtad, la honestidad etc. 

Y entonces vino otra interrogante en la misión de encontrar un colegio: Laico o Católico? Y absolutamente voy por lo laico, y mi primera razón es porque no estoy dispuesta a arriesgar a mis hijas, no voy a echar a todos los curas y monjas al mismo saco y sé que podemos encontrar gente “enferma” en los lugares menos imaginables pero no me quiero arriesgar, el solo saber las cosas horrendas que le han hecho a niños inocentes “personas supuestamente intachables que han hecho un compromiso con Dios” me pone los pelos de punta. Imaginarme que tienen que “confesarse” cada vez que van a misa, contar “lo malo que han hecho, o lo mal que se han portado” (que es eso!?!?) a una persona común que por tener una sotana lo hace un ser “especial” con el privilegio de perdonar nuestras actitudes… mmm no gracias, no va con la forma que hoy tengo de ver la vida y con la forma que quiero que mis hijas la conozcan.

Tampoco quiero que vayan a un colegio solo de niñas, quiero un colegio mixto, porque así es el mundo y con este tema de bullying escolar tengo la sensación que en los colegios de un solo sexo el tema es peor, mi marido me ha contado cosas atroces que hacían en su colegio (prefiero omitir el nombre) hace bastantes años atrás y yo también podría contar algunas historias que hoy me parecen bastante crueles. 

Así que este es un punto que está claramente resuelto, queremos un colegio en el que haya diversidad y respeto por la visión que cada uno tiene de la vida. Mientras tanto mis niñas seguirán por la senda católica de la que yo me siento cada vez más lejana…

6 comentarios:

Pamela Toledo 25 de enero de 2012, 13:59  

Vicky, lo mejor es cuando los padres están en la misma sintonía y se apoyan en tomar desiciones como estas, así como ustedes. Yo conozco parejas que no piensan lo mismo respecto del tema colegio (laico o católico) y uno de los dos lo pasa mal.
Saludos.

Débora #ALATIDOS# 25 de enero de 2012, 14:22  

Me he sentido muy identificada con lo que he leído. Fui educada también en colegios católicos, pero conforme iba estudiando más y más elegí el camino de la ciencia en lugar del de la fe. Ni siquiera me confirmé, ni casé por la Iglesia.
Pero mi marido y yo elegimos un colegio católico porque nos gusta que le enseñen conceptos cristianos, y una religión en particular como la católica; lo considero como una materia más, interesante también porque son muchos millones de personas en el mundo los que la comparten. Y los valores éticos y morales dictados en este tipo de colegios sí se enmarcan en mi forma de entender la vida...
Si bien su padre y yo no somos creyentes, le ofrecemos la posibilidad de que él elija su propio camino. Siempre trato de no hacer una cicatriz en su camino, sino mostrarle opciones para que él forje su propias elecciones...

Natalia 25 de enero de 2012, 14:58  

¿Sabes Vicky? Creo que tienes que poner a tus hijas en el colegio de mi niños, jjajjaja!

Te cuento: yo soy una católica mediocre, no voy a misa ni rezo con ellos, pero los puse en un colegio católico. Es un colegio que les muestra a Dios como un Padre bueno, las palabras pecado e infierno no se las han mencionado jamás... Hay mucha onda misionera en los cursos más grandes, se pasan los veranos ayudando a construir mediaguas... Pero nadie se golpea el pecho. Hay hijos de papás separados y mamás solteras, muchos, porque es un colegio amoroso, integrador, como Jesús hubiese querido. No hay curas ni monjas, pero sí se define como católico. Tienen clases de religión católica, pero hay niños que llegan a la primera comunión y se bautizan ese mismo día por voluntad propia. Es una manera preciosa de ver la religión.

Mis hijos me han acercado a Dios. ¿Cómo no acercarse a ese Dios amoroso que se manifiesta en todo lo bueno y lo bello?

Parace que son fanática del colegio de mis hijos, pero es que le achunté!!!!

Jajajajaja!

Besos!

Vicky 25 de enero de 2012, 15:42  

Primero que todo quiero agradecer sus comentarios, me parece maravilloso tener la posibilidad de compartir diferentes visiones acerca de un mismo tema.
La verdad es que me han hecho reflexionar mucho… y lo mas probable es que este tema no termine aquí…

Pamela: si afortunadamente ambos estamos de acuerdo… aunque con los comentarios creo que le daremos una nueva vuelta a este tema jajaja

Débora, un gusto tenerte por estos lados Bievenida! Me han llegado tus palabras y no te imaginas lo que me han hecho reflexionar, te las agradezco mucho.

Natalia: Hola linda!!! sería muy patuda de mi parte pedirte un mail con el nombre? Un abrazo enorme!!!!!!!

Tatiana 5 de abril de 2013, 12:42  

uyy de casualidad llegué a tu blog, y me identifico plenamente contigo, y me encuentro en una disyuntiva, ya que mi cuñado se esta ordenando para cura, y repentinamente la familia de mi esposo, se volvió ultra católica, y empezaron a enseñarle a rezar a mi hijo, (sin preguntarme acaso, como es que quiero criar a mi hijo), seré yo que estoy equivocada, o que todo el mundo tiene que presumir que todos somos católicos fervientes?, en fin! concuerdo contigo en que es mejor educarlos en los valores ( la verdad, la honestidad, la paz, la vida comunitaria, el respeto, la amistad, la sinceridad, la sabiduría, etc..) antes que enseñarles a aparentar serlo...

Anónimo 18 de abril de 2013, 11:10  

Creo que debiera darse la,oportunidad a los niños de poder decidir cuando tengan una edad acorde. Mi hija tiene diez años y no va a religión y muchos de sus compañeros la "envidian" porque se sienten forzados por sus padres a asistir. En este tema hay mucha hipocresía y porque no decirlo también cobardía. A mi hija no le importa si es la única en no asistir, bueno, ahora se han sumado otros tres que no dan religión. Si la enseñanza de la,religión fuera una visión general de las distintas religiones que existen al igual que un tratamiento respetuoso hacia los que no creen, entonces cambiaría mi opinión sobre esta asignatura. Saludos

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP