Comparaciones

>> martes, 3 de mayo de 2011

No me gustan las comparaciones, no me gusta que comparen a mis niñas con otros niños y menos me gusta que se hagan comparaciones entre ellas, sí, es algo que me desagrada mucho, pero desde que nacieron TODOS sin querer hemos caído alguna vez en el error de compararlas ya sea físicamente o por su personalidad, y me pregunto: ¿cuánto influiremos con nuestros comentarios en la formación de la personalidad de nuestros hijos?

Según casi todas las personas que las conocen, mis Princesas son “prácticamente iguales” físicamente aunque yo las veo muy diferentes, y esas diferencias se vuelven aún más marcadas si hablamos de su temperamento. Desde pequeña Leticia mostró una personalidad más extrovertida, era gritona, inquieta, divertida, se robaba la película con todo el que la conociera, en cambio Noelia siempre fue más retraída, completamente de piel, mas regalona. Esta diferencia provocaba comentarios del tipo “Leticia es más despierta, Noelia es más bebé”, que desagradable! 

Los gemelos llaman la atención por su parecido físico y las personas tienden a hacer las mismas preguntas: “¿cuál es la más inquieta?”, “¿cuál es la más peleadora?”, “¿cuál es la más …?” y aunque reconozco que yo también he caído en el error de compararlas, siempre he tratado de evitar clasificarlas, dejando que su personalidad fluya como debe ser, por lo que cuando escucho alguna de esas preguntas respondo que ninguna es la más y que las dos simplemente son
Como dije, Leticia tiene un carácter notoriamente más fuerte, pero ¿habremos incentivado su carácter con nuestros comentarios, encasillándola sin querer como la “Peleadora”? Cuando Leticia le pega a Noelia generalmente le llamamos la atención y debe pedirle disculpas a su hermana y cuando la pelea es grande es castigada teniendo que estar sentada por mucho rato para “reflexionar” acerca de lo que hizo. En cambio cuando Noelia le pega a Leticia he notado que somos mucho más light y que algunas veces hasta hemos aprobado sus peleas con la excusa de que Noelia nunca se defiende y que está bien que se desquite alguna vez… GRAVE ERROR! (cuando lo escribo encuentro que se suena peor) 

Este es un tema que me urge corregir, tengo claro que no se trata de tener preferencia por alguna de nuestras hijas, simplemente uno tiende a proteger al más débil y sin querer va “desprotegiendo” al que parece más fuerte, pero últimamente me ha dado vueltas en la cabeza ¿y si Leticia pelea para llamar la atención? ¿Y si a sus cortos 3 años siente diferencias con su hermana? 
No quiero que por nuestros errores provoquemos una rivalidad, quiero que sean amigas, que sean unidas que se protejan, que sus diferencias de caracteres sean utilizadas para quererse y cuidarse, no para alejarse, y tampoco quiero que sientan que sus papás tienen preferencia por alguna. Es por eso que nos hemos propuesto trabajar en un cambio de actitud, nuestro primer paso fue conversar y analizar donde estábamos fallando, ambos nos comprometimos a evitar llamarle la atención todo el tiempo a Leticia, a ignorar peleas sin sentido para que ellas aprendan a resolver sus conflictos y para que Noelia aprenda a defenderse sin tener que estar nosotros al medio y que cuando sea necesario meterse antes de retar debemos conversar actuando desde la comprensión y no desde el enojo
La Educación Emocional se tomó mi casa y es hora que todos la pongamos en práctica!

5 comentarios:

Mami Wendo y Constanza 3 de mayo de 2011, 11:28  

Me parece muy bien que esten trabajando en este punto, muchas veces los padres cane en esta situación, me pasaba que mis padres protegían más a mi hermana por sentirle mas debil que yo y alguna vez sentí que la preferian.
Un beso para tus princesas, estan preciosas

Bere 3 de mayo de 2011, 14:51  

Tienes mucha razón, las comparaciones son odiosas, aunque muchas veces inevitables... y las etiquetas difíciles de quitar. Nadie es perfecto, pero es muy bueno que empiecen desde ahora a evitar estas situaciones, porque tus nenas son compañeritas de juegos, de peleas, de travesuras y de vida, aún no se ha visto afectada su relación, pero he visto que en algunos casos sí les afecta que haya esas comparaciones. Mi hermana y yo somos muy unidas, y aunque algunas personas nos comparaban (mis papás no, pero ya sabes que no faltan comentarios "bien intencionados"), pero creo que no nos afectó, o al menos hemos aprendido a ver ventajas en nuestras diferencias.

P.D: te dejé un premio en mi blog ;-)
http://bereygabriel.blogspot.com/2011/05/premios.html

Mis mellizos y yo 3 de mayo de 2011, 15:25  

pienso como tu las comparaciones son odiosas, tenemos que sus personalidades fluir evitando a toda costa comparaciones, sin embargo te dejo una reflexion y es que aunque nuestros hijos han nacido a la vez no tienen las mismas necesidades por eso debemos ir potenciandoles de diferente manera a cada uno hay que darle lo que necesita ¿o no? es que mira que lo tenemos complicado...

Vicky 3 de mayo de 2011, 17:30  

Mami Wendo y Constanza: eso es justamente algo que quiero evitar.

Bere: Me encanta cuando hablas de la relación con tu hermana, siempre me imagino a mis niñas "grandes" :)
Muchas gracias por tu premio :)

Mis mellizos y yo: tienes toda la razón pero es tan difícil!!! a mi me cuesta hacer mucho cosas separadas, en algun momento trate de ir a comprar de a una, para tener un "tiempito" solo para una niña, pero lloraba la que se quedaba en la casa, y salia llorando la que iba conmigo porque no iba su hermana, y yo terminaba por sentirme coja.

Un beso a todas y gracias por sus comentarios que me han parecido excelentes!

Anónimo 15 de mayo de 2012, 15:46  

hola, he entrado por casualidad en esta página y me ha llamado la atención, me parece que tienes toda la razón del mundo, las comparaciones son odiosas.
Yo soy gemela, yo y mi hermana siempre hemos estado juntas. Como no es de extrañar siempre nos han comparado, tanto física con intelectualmente y personalmente cre que ha afectado bastante en mi carácter. Otro punto que me gustaría comentarte es el de las relaciones sociales. Todavía son pequeñas pero pronto crecerán y formarán unas amistades. Es mejor para ellas que cada una cree su grupo social, para distinguir entre la familia y los amigos, como todos los niños, necesitan separarse de la familia. Yo me he criado con mi hermana compartiendo el grupo de amigos y si ahora me diesen la oportunidad de volver al pasado para decirme algo, me diría que me separase de Carmen un poco.
Cada una debe desarrollar una personalidad, la suya. No es sano que siempre tenga que ser igual.
Espero ayudarte, te escribo esto desde la experiencia personal. Besos

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP