La carga se arregla en el camino

>> viernes, 20 de mayo de 2011

A los pocos días de recibir la noticia de nuestro embarazo gemelar, íbamos con mi marido en el metro conversando, tratando de imaginar todo lo que se vendría y sacando cuentas de lo que gastaríamos en pañales, ropa etc., frente a nosotros una señora nos miraba y sonreía, hasta que en un momento nos interrumpió y nos preguntó si podía meterse en nuestra conversación, un poco sorprendidos le dijimos claro y sorpresa! Era mamá de CUATRILLISOS!

Luego de contarnos su experiencia, de cómo se enteró que esperaba cuatro bebés, de cómo fue su embarazo, de los primeros meses, de cómo vivían ahora, etc. me dijo algo que desde ese momento hice parte de mí: “la carga se arregla en el camino” en ese entonces sus hijos tenían 11 años. Siempre recuerdo ese momento, fue como si el destino la hubiese puesto en nuestro camino para demostrarnos que no era nada terrible, que era cosa  de adaptarse con la mejor disposición a lo que nos tocaría vivir.

Nadie nos enseñó, no nos dieron una formula ni nos pasaron un manual acerca como debíamos criar a nuestras hijas, nos hemos dejado guiar por el instinto, pensando siempre en el bien y en la felicidad de nuestras pequeñas.
Así, aprendimos que los horarios son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro hogar, ya sea para bañarse, para comer o para dormir. Hoy nuestra rutina está cada vez más fortalecida, no contamos con una nana fija que nos haga las cosas las cosas de la casa, tenemos ayuda solo dos veces a la semana, y aunque hay veces que desearía que el día tuviera muchas más horas, las que tiene las estiro como chicle y el tiempo nos alcanza para jugar, cocinar, comer, ordenar, conversar y REGALONEAR. 

Aprendimos a organizarnos con nuestro dinero, algo que por un momento veíamos imposible jajaja, pero lo conseguimos y con orgullo puedo decir que nunca les ha faltado nada esencial a nuestras niñas, no me importa que no tengan el último juguete a la moda, o ropa de la marca más top, lo principal está y eso es lo que realmente importa. 

Aprendimos a pedir y aceptar ayuda, no somos unos súper-papás nos cansamos y estresamos como todo el mundo, pero afortunadamente contamos con abuelos, amigos y tíos maravillosos que siempre están a nuestro lado para prestarnos una mano y con mucha humildad hemos aprendido a tomarla sin abusar de ello. 

En fin, miro atrás y me causa gracia haber gastado tiempo y estrés en cosas que hoy no tienen ningún sentido, la vida avanza en un aprendizaje continuo y de esta forma vamos creciendo, nos vamos acomodando, buscando el engranaje perfecto de esta gran maquina llamada familia.

4 comentarios:

100% Mamá 21 de mayo de 2011, 8:45  

que lindo post.... es verdad que uno se pasa mil roolos y se empieza a complicar antes de tiempo.... lo bueno es que siempre hay alguien que nos aterriza...

Pucha que se aprende siendo padres, o no??

Carrusel de Sofía 21 de mayo de 2011, 11:46  

Realmente te admiro, yo con una a veces me siento agobiada, no me imagino con dos de la misma edad a la vez. Te felicito por tu fortaleza :)

Además te he dejado un premio en mi blog :)

Adriana 21 de mayo de 2011, 17:28  

Es lo maravilloso de tener hijos, que todo sucede en el camino. Lindo post. Saludos.

Vicky 23 de mayo de 2011, 9:27  

Un poco tarde les contesto :S pero he andado cortísima de tiempo.

Pame: siii yo me compliqué mil antes de pero la realidad fue totalmente diferente a lo que me imaginé y al final todo se va dando y uno día a día va aprendiendo cosas nuevas...

Hola Tamara:de admiración nada :), te aseguro que si hubieses tenido 2 lo hubieses hecho igual jejejej a mi me pasa al revés no me imagino como hubiese sido mi vida con un solo hijo o hija jajaja
Gracias por tu premio :D

Hola Adriana, sin duda ser padres es la experiencia mas maravillosa que uno puede vivir, el amar de manera incondicional, el entregarse entero por otro ser que solo pide ser amado es hermoso.

Un beso para todas.

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP