Adiós Abuela

>> miércoles, 23 de febrero de 2011

Mi abuela murió, todos sabíamos que le quedaba poco de vida por lo que hace ya varios días fui a despedirme, apenas abría los ojos y aunque estaba ciega, me reconoció y me preguntó por mi marido y por las princesas. 

Nunca la fui a ver cuando estuvo enferma (a excepción  de ese día),  no sentí deseos,  aunque mi mamá me decía que siempre preguntaba por mí,  que se acordó de mi cumpleaños a sus 92 años y estando hospitalizada, pero soy sincera, no sentí deseos de ir a verla. Nunca fui apegada a ella, nunca me quedé en su casa, nunca salimos las dos solas, nunca hice lo que generalmente hacen los nietos con sus abuelas, siempre me sentí lejana, debe ser porque estuvo pendiente toda su vida del nieto que crió, sólo un año mayor que yo,  por el cual vivió y se desvivió. Con mi abuelo en cambio (su esposo),  fue tan distinto… tengo millones de recuerdos llegando a su casa y aunque tenía una artrosis tremenda, me sentaba en sus piernas,  me cantaba, me hacía cosquillas y me comía a besos. Mi abuelo falleció cuando yo tenía 14 años,  sufría de cáncer a la próstata. Horas antes fui a su casa y nos despedimos, él ya no conocía a nadie y apenas hablaba, pero increíblemente me conoció y en su demencia me susurró al oído que se iría de viaje y que algún día nos volveríamos a ver. Cuando llegamos a nuestra casa, mi mamá nos estaba llamando para avisarnos que había fallecido,  quedé con la sensación que me estaba esperando para irse, ese mismo día yo había llegado de un campamento de verano. Fue mi primera pérdida importante y aunque he ido muy pocas veces al cementerio,  sufrí con su partida. Soñé un montón de veces que me venía a buscar y que nadábamos bajo el mar,  un mar turquesa, lindo, tranquilo,  me sentía feliz cada vez que eso pasaba, aunque hoy me produce mucha pena recordarlo…  Hace bastantes años que no  he vuelto a soñar con él.

Estoy convencida que los apegos se construyen, y si me pongo a analizar, siento que me hizo falta mi abuela de alguna forma,  porque siempre le pedí a mi mamá  (incluso antes de tener hijos), que cuando fuera abuela no cometiera los mismos errores que su madre, que quería que fuera una abuela presente y cariñosa, doy gracias que así ha sido, aunque vivimos relativamente lejos y vemos a mis papás considerablemente menos de lo que vemos a mi suegra, que vive a 5 minutos de mi casa se ha logrado un vínculo, mis niñas saben quién es , la bautizaron como la Aba Mi y hasta me piden llamarla por teléfono para “conversar” con ella, cosa que obviamente hago con gusto, mi mamá “al otro lado” puede estar 10 minutos pegada al teléfono con cada una siguiéndoles la corriente, absolutamente emocionada, cuando nos vemos al igual que con mi suegra dejo que las regalonee todo lo que pueda, ni siquiera me molesta que las malcríe el tiempo que están juntas, total es tan poquito lo que las disfruta que cuando eso pasa quiero que sea al máximo para que guarden en el corazón los mejores recuerdos de su Aba Mi. 

 La vida es tan impredecible, nunca  se sabe cuándo dejaremos de estar juntos, que tenemos que aprovechar al máximo cada instante que la vida nos regala, para atesorar en el corazón ese gustito rico de habernos disfrutado a concho y no quedarse con una sensación de vacío,  como la que hoy siento…

7 comentarios:

Sol 23 de febrero de 2011, 9:17  

Lo siento mucho, no se que decirte es una pena lo que escribes pero dentro de todo me alegro que las niñas disfruten a sus abuelas :)
Un beso y abrazo grande

Eva 23 de febrero de 2011, 10:27  

Qué razón !!! Yo perdí a mi abuela paterna hac un año, vivía en otra ciudad y apenas teníamos relación, que yo recuerde nunca me llamó por un cumpleaños, ni cuado estuve muy enferma vinieron a visitarme, en ambio mi abuela materna mi abuelo hacían turno en el hospital para que no me quedase solita más que el rato de dormir y hasta mi abuelo hacía de celador llevándome con la sila donde hiciese falta. Ya han pasado 8 años de su muerte y no puedo dejar de pensar en él ni un día, lo que hubiese gozado con las brujis .... en fin ya lloro otra vez y o quiero.
Siento la pérdida de tu abuela y también siento que no hubiesde trabajado ese apego cn su nieta, creo que se perdió algo precioso.
Besicos

Vicky 23 de febrero de 2011, 11:47  

Sol: Hola loquilla, la verdad no hay mucho que decir, es la ley de la vida, y bueno si lo importante es disfrutarse... besitos y disfruta de tus vacaciones :)

Eva: me llegaron profundo tus palabras, gracias. He leido un montón de veces este post y siento que suena tan feo que no la haya querido ir a ver, pero desgraciadamente es la verdad, por eso siento que es muy importante sembrar para el día de mañana tener una linda cosecha.
Besos a las princesitas.

Reina - Mamá en Casa 23 de febrero de 2011, 14:28  

Leer tu post me ha recordado muchas cosas, lamentablemente es real el distanciamiento familiar que a veces se da. Siento mucho tu perdida y la sensacion de vacio que nos cuentas.
Bellas tus princesitas

madredemellizos 23 de febrero de 2011, 19:34  

Que pena que la vida tenga estos momentos amargos, no siempre se recuerdan las pérdidas de las personas con especial cariño, la simpatía y el cariño por los nietos se siembra y se demuestra. No te lamentes, supongo que ella tuvo su carácter, quizás no era niñera, cada uno vive y quiere a su manera.

Vicky 23 de febrero de 2011, 22:54  

Reina: gracias por tus palabras y gracias por pasar por acá...

madredemellizos: si eso es verdad cada uno quiere a su manera, lamentablemente aveces cuando uno se da cuenta, el tiempo pasa la cuenta.
un beso!!!

Mamá Blue! 24 de febrero de 2011, 10:25  

Lo siento mucho linda. Un abrazo muy fuerte te enviamos mi enano y yo.

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP