Nuestra navidad...

>> lunes, 26 de diciembre de 2011

La primera navidad de la que tengo recuerdos supongo que habré tenido unos 4 o 5 años, mi papá aun no volvía del extranjero así que estábamos con mi mamá y la tía que vivía con nosotros, no sé si el viejito me habrá dejado muchos o pocos regalos porque yo solo tengo recuerdos de uno en especial: un muñeco que se sentaba en una mecedora a tomar su mamadera, era un niño de pelo café muy crespo que se llamaba Kiko… igual que mi papá.

Nuevamente ha vuelto a pasar el viejito por nuestra casa, claro, ahora viene a visitar a mis princesitas que lo estuvieron esperando ansiosas los últimos días. La lista de regalos variaba todos los días aunque los principales eran siempre los mismos: una cuna, un bebé y Leticia que pidió el traje del negrito Sambo (para el que no entiende, el personaje de la canción de mazapán) ella lo quería con antifaces incluidos.
La noche del 24 nos planificamos para pasarla todos juntos, mis papás, hermanas, mi suegra y mi cuñado en nuestra casa, mis princesitas son las únicas nietas y sobrinas por lo que toda la atención está centrada completamente en ellas.  Luego de la cena preparada por mi mamá salimos a buscar al viejito, la plaza del condominio estaba llena de niños con la misma misión, afuera de las iluminadas casas las familias se sacaban fotos sonrientes con gorros de Pascueros… me hubiese gustado también una foto así, pero nuestra misión en ese momento era otra… de repente el papá fue a avisarnos que el viejito había pasado, mis princesitas no entendían nada y a regañadientes se fueron a la casa, pero cuando vieron el árbol cargado de regalos no lo podían creer, abrían los regalos con una inocencia y felicidad que nos tenía a todos mirándolas sin movernos disfrutando a concho de esos minutos, olvidándonos de los variados problemas que existen en nuestras vidas…

Y el viejito cumplió, llegaron las cunas, los bebés y obviamente el traje del negrito, todos también recibimos regalos aunque tuve la suerte de recibir el más importante adelantado. Un par de noches antes de la navidad estaba bañando a Noelia y de repente me dice: “mamá soy tan feliz!” Quedé sorprendida con lo que me estaba diciendo y siguió: “soy tan feliz contigo, con mi papito y con mi hermanita… y quiero que todos, todos vengan a mi casa…” la abracé toda mojada y me la comí a besos por mucho rato con el corazón apretado,  esas palabras sin duda fueron mi mejor regalo…

Feliz Navidad para todos, que la llegada del niño de Jesús haya colmado de bendiciones sus hogares y que el amor y la unidad reine en sus familias…


5 comentarios:

Jesús 26 de diciembre de 2011, 14:02  

Feliz Navidad!! mis mejores deseos para los cuatro y que tengais unas fiestas llenas de paz y amor!!

MisMellis 26 de diciembre de 2011, 14:20  

Feliz Navidad y enhorabuena por esas palabras de tu hija que son el mejor de los regalos...

Mami Wendo 26 de diciembre de 2011, 16:34  

que bonito regalo te ha dado tu princesa, por que yo creo que son las mejores palabras que podemos oìr de nuestros hijos. Que tengan una hermosa semana

100% Mamá 26 de diciembre de 2011, 17:17  

que tierna... ese regalo es el mejor de todos, saber que una cria niños felices.....

besos!!!

Vicky 26 de diciembre de 2011, 17:48  

Hola a todos!!! si fue un regalo maravilloso, a veces me pasa que siento que son muy chicas para saber de emociones como la pena o la felicidad, pero cuán equivocada estoy que mi hija me haya dicho que es feliz me hace tremendamente feliz a mi también, si eso es lo que uno quiere finalmente, que sus hijos sean siempre inmensamente felices y escucharlo de sus propias bocas, de personitas que aun tienen tanto por descubrir es muy satisfactorio por decirlo fríamente ya que si lo digo como mamá la sensación es increíble!!!

Besos para todos y gracias por sus comentarios!

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP