Quién dijo Caos??

>> lunes, 6 de junio de 2011

Sin duda la etapa más caótica que hemos vivido junto a las niñas fue hace casi 2 años atrás, imposible olvidarlo, veníamos saliendo de la hospitalización por el virus Sincicial que nos tuvo 17 días desconectados del mundo real. 

Para disminuir los riesgos de una posible recaída decidimos enclaustrarnos durante todo el invierno en el segundo piso de nuestra casa. A las niñas les implementamos un dormitorio donde pudieran jugar, pusimos un colchón en el suelo y alrededor muchos, muchos juguetes para que no tuvieran posibilidad alguna de aburrirse, aun no caminaban pero gateaban por todos lados. Lo que no contemplamos es que ellas querían estar todo el tiempo jugando con nosotros y si por algún motivo las dejábamos solas, aunque fuera para ir a comer ellas lloraban y lloraban hasta que volvíamos a acompañarlas. 

Me sentía agotadísima, el stress de haber estado en la clínica, el “dormir” en estado de alerta permanente, el levantarme temprano para ir trabajar durante la semana y el levantarme muy temprano los fines de semana me tenían rendida y a eso había que sumarle la atención que las niñas exigían, la que no bastaba con estar al lado de ellas, había que jugar, entretenerlas… estábamos en el caos mismo. 
Fue así como comencé a ir todos los domingos a una feria cerca de mi casa, con el pretexto de comprar las frutas y verduras para la semana. Sin querer esa salida se convirtió en mi vía de escape, por mucho tiempo me olvidé de juntarme con amigos, de ir al cine, de ir de shopping, o de salir a alguna otra parte que no fuera a mi trabajo, estaba tan cansada que ni pensar en trasnochar, yo prefería mil veces acostarme temprano y estar en buenas condiciones para encargarme de mis princesitas, mi salida para despejarme era ir los domingos a la feria. Mi marido se quedaba en la casa con las niñas y yo me iba a recorrer cada puesto muy lentamente y cuando tenía que volver a mi casa me daba una vuelta laaaaaaaaaarga para demorarme unos minutos más en llegar. Estar en la casa era algo que estresaba a cualquiera… 

Actualmente es raro que nos quedemos en la casa encerrados un fin de semana, pero producto de una otitis de Noelia y de una gripe mía no pudimos salir, nos quedamos solas las tres gran parte del fin de semana que pasó y tengo que decir que realmente lo disfruté. Como no me sentía muy bien estuve un montón acostada, leí, dormimos, vimos películas, jugamos… nos regaloneamos. Mis niñas jugaban a ratos solas y después volvían a meterse conmigo a la cama esperando que me las comiera a besos y que las hostigara con mis abrazos. 
Y de mis escapadas a la feria, bueno debo decir que aún se mantienen pero ahora me acompañan dos princesitas cada una con un coche donde me ayudan a traer la verdura… quien dijo caos? Eso ya es parte del pasado. 


3 comentarios:

Carrusel de Sofía 6 de junio de 2011, 18:26  

Que lindas tus princesitas! se ven tan felices!

Cariños!

Natalia 6 de junio de 2011, 23:13  

Ohhhh!!!! Eres muy positiva Vicky. Cuando mis hijos tenían la edad de las tuyas yo aún me consideraba sumida en el caos. Debe ser porque son mujeres las dos... mira que los hombres son bastante más agotadores ;)

Un beso.

Vicky 7 de junio de 2011, 12:04  

Hola Tamara: estaban muy chicas en esas fotos, 2 años ya... rápido pasa el tiempo :) y claro desordenando son felices hasta ahora jajaja
un beso!

Hola Natalia, de todas maneras yo creo que los hombres son más agotadores y juntos se deben potenciar mucho! en cambio las niñas (hablo por las mias jaj) juegan a cosas mas tranquilas como la peluquería, pintar, recortar, cuidar las muñecas etc. lo mas desordenado que hoy hacen es saltar arriba de la cama y desparramar juguetes y cachureos por todos lados.

Un beso!

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP