Aba

>> jueves, 23 de septiembre de 2010

La Aba es la abuela mas chocha y consentidora que he conocido, seguramente porque siempre soñó con ser madre de una hija y la vida le dio dos varones. Por eso cuando se enteró que esperábamos dos princesas se sintió la mujer más afortunada del mundo diciendo que Dios le había mandado un tremendo regalo y doble más encima, donde su misión no sería educar sino que regalonear y consentir, por lo que desde el momento en que nacieron les comenzó a entregar todo ese amor que durante tantos años tuvo guardado.

La Aba raya con sus nietas llegando a ser una persona un poco entrometida algunas veces lo que ha provocado que tengamos ciertas diferencias ya que claramente nuestras formas de criar son muy distintas pero hemos tomado sus comentarios con mucho respeto ya que tenemos claro que sus opiniones son producto del amor tan grande que les tiene a sus princesas y siempre pensando en el bien de ellas.

La Aba quiere saber toooooodo lo que hacen las niñas durante el día lo que comen y si es que comen, si duermen siesta, las actividades que hicieron, a lo que jugaron etc etc y cuando las visita se encarga de explotarles al máximo el lado femenino incentivando el uso de carteras, de maquillaje, peinados, sombreros, sentarse como señoritas cruzando la pierna, juegos que las gordas disfrutan mucho, porque ese amor es totalmente reciproco. Mis niñas aman a su abuela, cuando ella está nosotros prácticamente no existimos, lo que me da mucha tranquilidad y nos sirve para descansar un ratito.

La he observado un montón de veces sin que ella se de cuenta y me sorprende su capacidad inmensa de amarlas y de mal criarlas teniendo muchas veces que ponerle límites a las niñas y a ella en su regaloneo. Para la Aba sus nietas son las MAS de todos los niños, las más despiertas, las más inteligentes, las más lindas, las más femeninas, donde claramente pierde su objetividad, ya que son niñas absolutamente normales, ni más ni menos y como dije en otro post sus procesos incluso han sido más lentos, pero para la Aba no es así, sus nietas son casi prodigios cosa que me causa mucha gracias pero que no creo en lo absoluto aunque no le digo nada porque ella es… la Aba. Es una niña al jugar sus juegos, sufre de una forma desmedida cuando las ve llorar aunque sea por una pataleta y es una madre al regalonearlas.

Querida Aba para ti va este post, porque sé que disfrutas y te emocionas leyendo las historias de tus Princesas, sigue regaloneándolas y mal criándolas como lo has hecho hasta ahora, es un derecho que tienes absolutamente ganado, porque claramente "Los Padres están para Criar y los Abuelos para Mal Criar" aunque no es necesario que te lo tomes tan a pecho.

Read more...

Viva Chile!

>> martes, 21 de septiembre de 2010

Tanto que esperamos las Fiestas Patrias y es increible lo rápido que pasaron los días... debo reconocer que no me entusiasma mucho esta fecha, pero este año fue diferente, quizás porque se celebraba el Bicentenario, quizás porque mis princesas están mas grandes, quizás porque cada día nos disfrutamos más como familia y tiene un significado cada vez mayor el estar juntos.

Fueron unos días preciosos donde compartimos, paseamos, jugamos y por supuesto quisimos dejar nuestra huella en este Bicentenario.


Read more...

Procesos

>> miércoles, 15 de septiembre de 2010

Los procesos de mis niñas han sido más lentos que la mayoría de los niños de su edad que conozco, por ejemplo gatearon grandecitas, caminaron recién como al año y medio, aun ni siquiera hablan en español, ellas inventaron su idioma, el que aprendí y comprendo perfectamente. Y la verdad es que no me importa, de hecho lo único que le hemos preguntado a su pediatra es el tema del vocabulario, ya que de lo mucho que hemos leído de los gemelos se dice que la mayoría tiene problemas de lenguaje, debido a que adoptan el propio y no necesitan sentirse comprendidos por el resto de las personas, si ellos se entienden es suficiente, pero nuestro doc nos dijo que no era tema, ellas hablaran cuando tengan que hablar, lo que calza perfectamente con nuestra forma de criar.

En el verano ellas me hicieron saber que estaban listas para dejar los pañales, la verdad fue una grata sorpresa porque como siempre sus procesos han sido más pausados no tenia apuro en quitárselos, pero de repente ellas no quisieron usarlos más (aún no cumplian los dos años), se los sacaban y claro por supuesto tampoco avisaban. Afortunadamente todo coincidió con mis vacaciones por lo que me puse en campaña para el control de esfínter. Secretamente siempre me pregunté como lo iba a hacer cuando llegara el momento y era un tema que me generaba conflicto porque no podía enseñarle a una primero, tenía que ser las dos al mismo tiempo, mas encima mis princesas "no cachaban una" solo tenían claro que no querían usar pañales.

Los primeros días estuve estresada con el cuento cada un minuto preguntaba quieren pipi? Hubiese sido más fácil poner una grabación, pero luego de pensar y pensar estrategias inventé una que fue maravillosa, el premio! Compre una bolsa enorme de frugeles, sacaba 2 y se los mostraba (uno en cada mano) la que hiciera pis en la "pelela" se ganaría un premio!!! Ellas no hablan pero entienden muy bien lo que uno les quiere decir, y claro después de escuchar semejante locura querían pasar sentadas, y me decían pipi A pé! con mano estirada, cuando no habían hecho absolutamente nada, pero yo seguí firme en mi decisión, la que no hacia simplemente no tenia premio! Me dolía el corazón cuando una de mis princesas le achuntaba a los deseos urinarios y ganaba su dulce, la otra quedaba como gato mirando para la carnicería observando cómo su hermana disfrutaba de un rico frugele. Pero al pasar de los días fueron agarrando el ritmo y cada vez mejor y mejor. Luego se quedaron con mi mamá unos días (en otro post contaré ese tragicómico episodio) y cuando regresé mis niñas se habían convertidos en todas unas mini lolas, ya no era necesario un frugele, ellas como unas grandes habían aprendido lo que era ir al baño y cuando sentían ganas simplemente avisaban… claro que ellas decidían quien las llevaba no era así nomas y todo tenía su ritual cosa que hasta ahora se mantiene, como por ejemplo mientras una está sentada en el baño, la otra la espera al lado para tirar la cadena y no sé donde lo habrán aprendido pero ellas se despiden de sus necesidades, cosa que me causa mucha risa pero que delante de ellas no celebro. O como sucede también que cuando una quiere ir al baño la otra automáticamente tiene ganas y se sientan una al lado de la otra apegaditas, si una se para y cambia de lugar, la otra la sigue con su pelela hasta que vuelven a quedar juntitas nuevamente, o lo más trágico si una no alcanzo a llegar al baño… si… la otra hace fuerzas hasta orinarse también.

Read more...

Princesas Nudistas?????

>> lunes, 13 de septiembre de 2010

Para seguir con el tema nocturno, quiero mencionar otra actitud de mis amadas princesas y es que a ellas les gusta dormir sin ropa... Todo comenzó en el verano, Luego de bañarlas las acostábamos con pijama y en la mañana sorpresa! Noelia había aprendido a desvestirse y amanecía a popin pelado y sin calcetines.

En los días siguientes simplemente no quiso ponerse más el pijama; Yo quise imponer mi autoridad materna y tomar cartas en el asunto, pero mi princesa gritaba como una loca y en su idioma me decía que tenía calor, por lo que cedí… Ella era feliz durmiendo solo con camiseta y envolviéndose en su inseparable frazada de polar, convirtiéndose en gran un gusano peludo y rosado.

Obviamente lo conversé atacada con la tía del jardín, que me dijo: ” ya viene el invierno y ella te pedirá abrigarse” eso nos dio tranquilidad en el momento, pero no sucedió lo que dijo la tía. Como se tomaron nuestra cama la situación se puso peor, Leticia se dio cuenta de cómo dormía su hermana y por supuesto quiso dormir de la misma forma, a popin pelado, el problema es que ella no avisa en la noche por lo que despertamos varias veces mojados por pipi suuuuuper rico!!!. Y la situación volvió a empeorar, en pleno invierno Noelia quería dormir desnuda, Completamente desnuda, envuelta en su amada frazada!!!, como una Cecilia Bolocco cualquiera con la bandera. Debo reconocer que cedí 2 noches, porque si hay algo que me mata es que lloren con pena, y que griten histéricas, me da la sensación que es porque se sienten tan incomprendidas que lloran de impotencia, lo siento, no puedo, prefiero conversarles y explicarles los motivos por los que no dejo que hagan lo que ellas quieren y si es que no entran en razón lamentablemente cedo (siiiiii lo sé soy una madre débil!!!), pero total estaba envuelta y dormía con nosotros así que frio no iba a pasar… pero la tercera vez lo conversamos, apliqué toda la psicología que puede existir en mi persona y la persuadí hasta que se olvidó y desde ese día no me ha vuelto a pedir que le saque toda la ropa, lo digo bajito para que no me oiga…

Yo no sé si todos los niños pasaran por esta etapa, (porque espero que sea una etapa) pero mis princesas son felices sin ropa, y eso que hemos probado con cuanto pijama se cruza en nuestro camino, de dos piezas, de princesas con brillos, de animales, etc.., no hay caso cuando llega la hora de meterse a la cama (mi cama!) se sacan todo lo que pueden sacarse solas y corren libres, riéndose felices como si eso fuera la mejor sensación que han experimentado, hasta que llega la bruja y las obliga a meterse a la cama convirtiéndolas en peludos gusanos rosados…

Read more...

Aura Materna

>> jueves, 9 de septiembre de 2010

Todas mis amigas madres tienen un "aura materna" que digo que es como una luz que yo no encuentro que tenga, cosa que admiro mucho de ellas. Me considero una mamá bastante relajada, lo que me ha llevado a tener bastantes diferencias con mi marido, ya que me encuentra demasiado mal criadora y permisiva, aunque en la hora de dormir aflora la parte más estricta de mi persona… o afloraba, pero de aura nada!.

Mis princesas se fueron a su propio dormitorio a los 6 meses, lo que significó poder retomar nuestra privacidad, poder ver tv tranquilos, y porque no decirlo descansar un ratito. Hay que reconocer que ellas eran unas niñas encantadoras a la hora de dormir, a las 21:00 en punto las bañábamos, se les colocaba el pijama y a su cuna, luz apagada y hasta el otro día, salvo excepciones como cuando estaban enfermas o tenían pesadillas donde las pasábamos a nuestra cama, lo que servía de pretexto para un exquisito regaloneo nocturno y personalizado. Nuestros amigos y familiares quedaban sorprendidos y nosotros nos sentíamos bastantes orgullosos de nuestro logro… pero que pasó en el camino??????????? Mmm ya recuerdo, inviernos, resfríos, fiebres, convulsiones… como resultado mis niñas nuevamente en nuestro dormitorio, pero no como cuando nacieron que dormían en su cuna instalada al lado de nuestra cama NO!!! Ahora duermen en nuestra cama!, ven lo que ellas quieren en la tv y nosotros pasamos a ser los invitados a nuestro propio dormitorio. De hecho nos hemos pillado durmiendo en el suelo del dormitorio donde están los juguetes mientras las linduras duermen a pata suelta en nuestra cama!!!

Lo peor es que ahora odian su dormitorio, el peor castigo nocturno es decirles que si no se duermen se irán a dormir a su cuna y del horario uffffffffff ni hablar, ya no es dormirse a las 21:00, puede ser las 23:00, 23:30, 00:00 y ellas como si nada! nosotros? destruidos!!!!!!!!!!!!!!!Pero si me pongo a analizar mirando el lado amable de toda esta situación, siento que las he disfrutado mucho mas desde que vivimos hacinados y duermo más tranquila sabiendo que están a mi lado, cual gallina con sus pollos.

Una vez que se acuestan en nuestra cama, nosotros los papás, nos vamos a comer y pasa algo que amo, ellas juegan solitas y se ríen ay! como amo esas risas!!! me emociona ver lo grande que están y que sean tan amiguis, también debo reconocer que me encanta ver tv estando los cuatro juntitos, ellas como con un radar en las orejas, atentas a cualquier ruido para imitarlo el que después de celebrarlo empieza a variar y todo se vuelve una chacota donde hay que nuevamente amenazar con el antiguo dormitorio para volver a la paz… me fascina que nos conversen mientras estamos acostados, aunque no entiendo casi nada de lo que dicen, ellas quieren expresarse, seguramente nos comentaran lo que vemos en la tv, lo que hicieron durante el día y lo que las tiene impactada en estos últimos días es que su yaya se hizo pipi (mentira que dije para que no lloraran y no se metieran al baño cuando mi hermana se estaba duchando) cosa que me cuentan como si hubiera pasado algo terrible!!. Después de todos estos puntos he notado que tengo una tremenda luz, la que crece día a día con las nuevas aventuras de mis princesas. Volveremos a dormir solos? No lo sé y la verdad ya no me importa, sí, soy feliz con ellas encima, sí, soy una madre mal criadora, pero saben qué? la niñez se vive solo una vez en la vida y quiero que nos quedemos con los mejores recuerdos, de aura????????? Mmm TODO!!!…

Read more...

Amor de madre

>> miércoles, 8 de septiembre de 2010

Siempre tuve la inquietud de saber cuánto amaba a mis niñas, es decir, sabía que las amaba pero como soy una persona más o menos "cuadrada" quería tener una medida "cuantificada" (tonteras que se le ocurren a uno) lo que no sabía era que la vida me lo mostraría cuando menos lo esperaba…

Es sabido que en los jardines los niños se enferman, de hecho habíamos pasado por 2 herpanginas, rotavirus, enterovirus y algunas bronquitis pero nada grave que no pudiera mantener controlado, yo trato de ser bastante relajada con el tema de la salud, me contacto primero con el pediatra (doc. que adoro) por teléfono y vamos tomando las medidas respectivas y así habíamos funcionado bastante bien… pero en junio del 2009 se resfriaron de una forma diferente, yo no veía a Leticia bien por lo que llame al doc. y me dijo que nos fuéramos a urgencias para descartar influenza. La pediatra que nos atendió nos dijo que era Adenovirus y que no la inhaláramos porque no era necesario, la verdad es que no me gustó mucho pero bueno ella era la especialista… nos fuimos a la casa y mi bebé comenzó a empeorar, dos días despues estaba muy mal por lo que deje mi trabajo tirado y nos fuimos a urgencias nuevamente pero ahora sin esposo, mis dos niñas, la chica que me las cuidaba cuando estaban enfermas y yo. Nunca había manejado a la clínica pero estaba tan preocupada por mi pequeña que nada me importo…

Una vez en urgencias comenzaron los exámenes, radiografías de tórax, exámenes de mocos, nebulizaciones etc. Leticia tenia virus sincicial y su saturación era pésima por lo que tenía que quedar hospitalizada. Cuando me lo informaron sentí que estaba dentro de una pesadilla de la que solo quería despertar, no sabía que aún no había pasado la peor parte, todo fue muy rápido sin darnos cuenta ya estábamos las dos instaladas (Noelia estaba en casa). Al otro día nos informaron que la niña cada vez estaba peor por lo que era necesario pasarla a la UCI donde me enteré que era la paciente más crítica, mi niña estaba absolutamente sedada conectada a un respirador mecánico, llena de cables como una marioneta… luego pasó a la UTI ya que su condición no mejoraba y para peor ese mismo día ingreso Noelia con el mismo cuadro, quedando en un momento las dos internadas en la UCI.

No tengo palabras para explicar el dolor, no quería comer, no quería reír, no quería hacer nada que me hiciera olvidar por un segundo lo que estaban pasando mis princesas, yo quería sufrir junto con ellas como si de esa forma pudiera aliviarles su sufrimiento y pudieran recuperarse de una forma mas rápida, fueron los 17 días más largos de mi vida, donde literalmente sentí que moría de dolor, paradójicamente de una forma tan extraña pude comprender que no hay amor más grande que el de una madre hacia un hijo. Nuestra vida no fue la misma desde ese episodio, aprendimos a mirar las cosas con otra vista, a valorar lo que muchas veces se deja de valorar: el que estamos juntos, el que nos tenemos, el que estamos vivos! Porque como dice mi héroe: "lo esencial es invisible a los ojos".

Read more...

De vuelta al trabajo…

>> lunes, 6 de septiembre de 2010


Siempre me consideré una mamá moderna, reconozco que fui feliz en la casa cuidando de mis pequeñas los 6 meses que estuvimos juntas, pero la verdad es que en el último tiempo ya quería volver a trabajar, salir de la casa, respirar, tener unas horas para mí. Así que decidimos que pondríamos a las niñas en la sala cuna, que queda en el mismo lugar donde trabajo, por lo que podría ir a verlas cuando quisiera y podría seguir siendo yo quien las alimentara.

Nunca entendí a esas mamás que lloraban cuando dejaban a sus bebés en el jardín, encontraba que eran exageradas, como tanto escándalo? si los niños se quedaban con profesionales que estudiaron para darles los mejores cuidados. Ahhh no, yo no sería así, No! estaba convencida que era lo mejor para ellas y para mí, mis pequeñas compartirían con mas niños y yo podría volver a retomar mis actividades.

Les marqué la ropa con sus nombres, grave error, ya que cuando llegó el día les puse toda la ropa cambiada (como consejo es suficiente con marcar solo los apellidos), Leticia tenia la ropa de Noelia y Noelia la de Leticia pero bueno era un detalle en un día tan importante. Mi esposo nos fue a dejar, íbamos contentos, entusiasmados, seguros que lo que estábamos haciendo era lo correcto, haaaaaaasta que me obligaron a entregarle a MIS PRINCESAS a una total desconocida!!! Digo que me obligaron porque cuando la tía de una forma muy amable me pedía que le pasara a la niña que cargaba, yo sentía que tenía las manos pegadas a mi bebé. El corazón se me hizo trisas, mi modernismo se fue a las pailas y me sentí la peor madre del mundo! Me puse a llorar a sollozos y le decía que no podía entregársela, así hubo un pequeño tira y afloja, pero mis manos no podían soltarla lo juro! Cuando por fin la entregue automáticamente agarré a mi otra princesa y volvió a suceder lo mismo, hasta que ya resignada la entregué también. Me fui llorando desconsoladamente a mi oficina, quería llamar a cada minuto para saber cómo se encontraban mis niñas y estuve contando los segundos para poder ir a verlas.

Cuando llegué al jardín a media mañana (yo sentía que habían pasado meses sin verlas), el panorama no fue mejor, ellas habían llorado toda la mañana y me recibieron con una sonrisa acompañada de un suspiro de sollozo, el que hizo que me volviera a sentir podrida y mala mamá, me puse a llorar nuevamente con hipo aferrada a la primera bebé que me pasaron para alimentarla (ni siquiera me acuerdo quien era), la tía de una forma delicada y amorosa me explicaba que era un proceso adaptarse, que tomaba algunos días pero que ellas estarían bien, claro no era su hija la que estaba sufriendo!!! las otras mamás me miraban con cara de pena diciéndome que ellas habían pasado por lo mismo, pero yo no oía a nadie, solo pensaba la forma de agarrarlas y llevármelas para volver a encuevarme de nuevo con mis niñas hasta que estuvieran listas para casarse, desgraciadamente no podía hacerlo… y luego de varios días de llanto tanto de ellas como mío me fui dando cuenta que efectivamente era un proceso, vi como mis niñas se quedaban felices con sus tías, a las que les tomé mucho cariño y se convirtieron en un tremendo apoyo (hasta el día de hoy), mis bellas ya no lloraban, incluso me decían chao con la mano. Mis princesas estaban grandes y se habían convertido en todas unas escolares y yo había dejado de ser Doña Florinda para volver a ser una mujer productiva durante unas horas, aunque secretamente contaba las horas para ir a buscar a mis niñas y volver a ser lo que tanto me gustaba, mamá…

Read more...

Por fin en casa!!!

>> viernes, 3 de septiembre de 2010

Luego de Nacer, nuestras princesitas estuvieron hospitalizadas 7 días antes de poder conocer su casa, presentaron una hipo calcemia, no regulaban bien su temperatura y bajaron mucho de peso, por lo que tuvimos que quedarnos en la clínica mas días de los que teniamos pensados.

Cuando nos dieron el alta, ya las teniamos vestidas, listas para salir, casi con los bolsos en la mano esperando sólo la firma de la pediatra. Para no confundirlas, le pusimos una cinta rosada a Noelia y una lila a Leticia y partimos a la casa... felices, radiantes, nerviosos, nuestra familia por fin estaba completa!

Los primeros días fueron extraños, me sentia desorientada y me costó asimilar que esas dos princesitas enanas que dormían practicamente todo el día eran las que estuvieron en mi panza por tantas semanas. Me pasaba mucho rato sentada mirándolas, feliz de poder tocarlas y sentirlas a mi lado pero por otro lado queriendo volver a sentirlas dentro de mí, no sé si a todas las mamás les pasará pero una parte de mí se sentia vacia.

Me demoraba muchísimo en atenderlas, ya que todo lo hacía de forma individual, primero las vestía y después me concentraba en una: le daba pecho, la mamadera etc. después venía el turno de la segunda y finalmente las mudaba. Para que no se sintieran mal (según yo) iba alternando la primera para que no siempre fuera la misma quien recibiera primero las atenciones de mamá y para no confundirme lo anotaba en un cuaderno (cosas de primeriza) así se me pasaba todo el santo día. Pero como dicen por ahí "la práctica hace al maestro" al poquito tiempo agarré confianza y les daba pecho a las dos juntas, las mamaderas una en cada mano, hasta los gases se los sacaba simultáneamente a las dos, lo único que me faltaba era mudarlas al mismo tiempo, pero eso era mucho pedir no?

Fueron 6 meses exquisitamente agotadores donde me dediqué completamente a ellas, absolutamente todo giraba en torno a nuestras niñas, a sus gracias, sus necesidades, sus descubrimientos... aprendimos a conocernos, a compenetrarnos y lo más importante aprendimos a ser una verdadera familia...

Read more...

Bienvenidas Princesas!!

>> jueves, 2 de septiembre de 2010

Nuestras Princesas llegaron a este mundo luego de estar 35 semanas en mi panza, fue casi de improviso, ya que fuimos al doc. por el control mensual y tuvimos la sorpresa que llegarían antes de lo presupuestado., me parece increible que hace ya 2 años de ese momento que recuerdo con tanto detalle.

Para ser sincera, ya me sentía bastante mal, pero quería aguantarlas dentro el mayor tiempo posible para que su llegada fuera más saludable y con un peso adecuado, mi meta era 38 semanas. Al visitar a nuestro doctor le conté que ya no me sentía muy bien, lo que era evidente tan solo al mirarme la cara, sí, ya no lo estaba disfrutando, había dejado de dormir hace rato, prácticamente no podia caminar, estaba perdiendo liquido amniótico y el dolor era tremennnnnnnnnnndo!!! Pero yo seguía estoica, todo por mis hijas!! Para más remate nuestro querido doctor nos cuenta que tiene que viajar una semana fuera de Chile y en las condiciones en que me veía dudaba que pudiera esperarlo, por lo que prefirió revisarme antes de tomar una desición, y para su sorpresa (y la nuestra también) mis prececitos estaban listas para salir. Nos hicimos una ecografía de urgencia y el doc. se dió cuenta que la placenta tenía burbujas, lo que significaba que ya estaba muriéndose por lo que había que sacar a las niñas rapidamente.
La noticia llegó de forma tan repentina que no tuve tiempo de digerirla hasta que estando sentada en el auto luego de la consulta, me llama la matrona para decirme que tenía que colocarme las inyecciones más dolorosas que me han puesto en la vida, para que a mis niñas les maduraran los pulmones. Me dijo algo que nunca olvidaré: "Felicidades, vas a ser mamá..." No era que no lo supiera, pero en ese segundo caí! estabamos llegando al final de un hermoso camino para comenzar otro completamente desconocido, al lado de dos pequeñas que dependería 100% de nosotros. Nuevamente me bombardearon un montón de sentimientos, ansiedad, alegria, miedo...

El día sábado 26 de abril del 2008 nacieron nuestras tan esperadas hijas. Noelia nació a las 09:09am pesando 1.915kg y midiendo 49cm. Leticia nació 2 minutos mas tarde pesando 1.800kg y midiendo 47cm. Ese ha sido el día mas bello de mi vida, el día que repetiría mil veces como en la película el día de la marmota, día que estoy segura que jamás me aburriría de vivirlo.
Por fín nos vimos y pudimos tocarnos, sentirnos aunque fuera un ratito ya que rápidamente se fueron a la incubadora. Ahí estaban! eran sencillamente bellas, más de lo que pude imaginar que serian, pequeñisimas, perfectas... dejaron de ser nuestros pececitos para convertirse en nuestras amadas princesas.

Read more...

La dulce espera...

>> miércoles, 1 de septiembre de 2010


Nuestro embarazo fue un periodo hermoso, de mucha felicidad e ilusión. Dusfrutamos cada cambio que experimentó mi cuerpo, cada gramo que subí y aunque me cueste reconocerlo cada malestar.
Después de varias ecografías supimos que nuestras niñas eran Gemelas Monocoriales Bivitelinas, es decir, estaban juntas en una placenta pero en sacos distintos, para ser mas claros en la misma casa pero en distinta pieza.

Desde el comienzo nuestro doctor nos explicó que no sería un embarazo grato, que los primeros meses serían de muchos malestares y vaya que así fue... y que desde la mitad hasta que nacieran sería agotador, lo que me significó 3 meses de reposo. Pero para nosotros fue perfecto, quizás fue así porque sería la única vez que viviriamos esta maravillosa experiencia y teníamos que quedarnos con los mejores recuerdos. (Ya contaré porque siento que es así)
Me sentía inmensamente feliz, absolutamente plena, una mujer con todas sus letras. Quería gritarle a todo el mundo que iba a ser mamá y no de uno sino, de 2 bebés.

Durante toda la espera quise preparar a mis niñas para su llegada a nuestro mundo, seguramente la gente pensaba que estaba loca ya que siempre estaba contándoles donde andábamos, lo que sentía, los olores, los colores y todo lo que veía a mi alrededor.
Nadé aproximadamente 4 meses con ellas, eran unos pececitos dentro de mi panza y yo quería de alguna forma acompañarlas, hasta que el cuerpo me pidió descanzar.

Les leí muchos cuentos, siendo mi preferido el Principito, que fue leído varias veces para ellas, les puse toda mi música para que conocieran mis gustos y les bordé unos cuadros con sus nombres para que supieran que su mamá las estaba esperando ansiosa con un regalo hecho por sus propias manos.

Ellas eran unas locas traviesas, súper activas, cosa que me encantaba. Las imaginaba conversando, jugando, peleando por querer estar en el mismo lugar. Para que se vieran me puse varias veces una linterna en la guata, donde les llegara luz y pudieran observarse con mayor claridad... Ahhh que lindos recuerdos, como me gustaría volver a sentirlas solo unos minutos dentro de mí...

Read more...

Sigue nuestras aventuras...

Seguidores

    © Historias de mis Princesitas Gemelas. Friends Forever Template by Emporium Digital 2009

Back to TOP